CAPÍTULO 12: MENSAJES DE MÓNICA

 

Han pasado 27 meses desde tu partida querida hija, a lo largo de todo este tiempo hemos sentido tu presencia de una forma u otra. 
 
Hace un año, un amigo me contacta y me invita a un curso internacional de ángeles. Me explica que tuvo una linda experiencia en este curso y que con seguridad yo también tendría una bella experiencia en este curso. Sin lugar a dudas, confié en el y me inscribí. 
 
Este curso de ángeles, tuvo una duración de 2 días. Estaba tan emocionada con el curso, que me preparé muy bien mentalmente y psicológicamente. Mi intención de participar en este curso desde el inicio fue acercarme más a Dios y aprender a conectarme con Dios y si lo hacía, estaba segura que con Mónica también me podría comunicar de alguna manera. 
 
Muy pronto se llegó la fecha del curso y emprendí  con muchas expectativas mi aventura desde el primer día. Al inicio, sentí una mezcla de emociones entre nervios, miedo, ansiedad, curiosidad, entre otras. Ese día decidí vestir una camisa blanca con el logo de la Fundación Monica Licona, en el pecho. Pensé que al ponerme esa camisa, atraería con mayor facilidad la manifestación de mi hija.
 
Se dio inicio al curso. La facilitadora hizo la introducción y luego cada uno de los participantes nos presentamos y compartimos las razones por las cuales estábamos en este curso. Cuando llegó mi turno, les manifesté que estaba allí para conocer más a Dios y para comunicarme con mi hija.
 
Hicimos varias dinámicas divertidas donde tuvimos la oportunidad de vivir y compartir con todo el grupo, momentos hermosos llenos de paz, amor y mucha alegría.
 
En una dinámica en particular, se manifiesta Monica por primera vez. Fue impresionante. Una compañera se acerca a mi puesto a contarme la experiencia que tuvo con Monica.  Dice que sintió su presencia en su brazo, recorrió su hombro y subió hasta el oído, donde el mismo se le tapó. También sintió que le dijo, que me ama y que estaba muy feliz que yo estuviera en este curso. Para mi sorpresa, la persona que recibió el mensaje de mi hija, tenía un tatuaje en su brazo a la altura de la muñeca, muy parecido al logo de la Fundación.  Yo quedé sin palabras, pero estaba muy feliz de saber que Monica estaba con nosotros en el curso.
 
La compañera que recibió el mensaje estaba nerviosa e impresionada a la vez, nunca había vivido una experiencia como esta. Desde aquella vez, esta compañera se ha convertido en una gran amiga gracias a Monica. Me cuenta que algunas veces, cuando está cerca de mí, siente la hermosa y amorosa presencia de Mónica.
 
Hace unos meses, estaba buscando una blusa blanca, elegante y bonita para usarla en eventos especiales como misas, cenas, reuniones. Fui a varios almacenes de la ciudad y no tuve suerte en conseguir la blusa blanca soñada.
 
Un día, decidí ir a una tienda muy reconocida en Panamá. A Mónica le encantaba este lugar. Ese día, entré a la tienda y le pedí a Mónica que me acompañara y que me ayudara a encontrar la blusa que estaba buscando. Ella conocía mi talla y mis gustos. Recorrí el almacén y tomé de los diferentes racks de la tienda 4 blusas blancas. Luego me dirigí hacia el vestidor para probarme las blusas. En ese momento, le dije a Mónica, ya tenemos diferentes blusas blancas para probarme, ahora veamos cómo me quedan. Me probé la primera, me quedo muy grande, me probé la segunda, no me gustó, cuando me pruebo la tercera blusa, me quedó perfecta, esa era la blusa que estaba buscando, era linda y elegante. En ese momento me emocioné tanto, estaba feliz, le agradecí varias veces a Mónica por su ayuda.
 
Hace varios meses una bella amiga, muy espiritual, entregada a Dios y a la iglesia, me escribió para informarme que Mónica se había comunicado con ella, al igual que algunas otras almas lo habían hecho anteriormente. Cabe resaltar que ella no es médium, es un don hermoso que tiene, que las almas se pueden comunicar con ella.
 
En ese momento, ella no sabía qué hacer para manifestarme sobre la comunicación que había tenido con mi hija. Ella pensó que yo no le iba a creer o que me iba a molestar o que yo pensaría que estaba loca. Sin embargo, al leer mis capítulos del blog se dio cuenta que había vivido diferentes experiencias y que posiblemente aceptaría lo que me tenía que comunicar.
 
Unos días más tarde, Monica se volvió a comunicar con ella y le pidió que por favor me hiciera llegar la carta que había escrito la primera vez que se comunicó con ella.  Mi amiga, seguía con la incertidumbre si me lo comunicaba o no. Le dijo a Monica que harían una prueba y si resultaba, ella me enviaba la carta.
 
Eran las 10:30 p.m., la prueba era la siguiente: mi amiga me enviaría un chat consultando si estaba despierta, si yo le contestaba ese chat, era la señal de que ella me podría enviar la carta con seguridad. 
 
En mi casa, yo, ya estaba acostada. Escuché que entró el chat a mi celular, pensé varias veces si me levantaba a revisar el celular o no. Al final decidí levantarme, abrí el chat de mi amiga, donde me preguntaba si estaba despierta. Le respondí que sí estaba despierta y me fui a acostar.
 
A la mañana siguiente, abrí mi celular y me di cuenta  que a  las 10:49 p.m., entró un mensaje de mi amiga, con una nota de voz de aproximadamente 12 minutos donde ella me explica todo lo que sucedió con su experiencia con Mónica.
 
Al escuchar cada palabra que mi amiga expresaba en su nota de voz, mi alma se llenaba de felicidad, mi corazón se aceleraba, fue uno de los mejores mensajes que había recibido de parte de Mónica. Confiaba completamente en mi amiga, sabía que me estaba contando con toda sinceridad su hermosa experiencia.
 
Les comparto la hermosa carta que me mando Mónica a través de mi querida amiga, que me aclara que es la primera vez que un alma se queda tan largo tiempo hablando con ella, además, la estuvo instruyendo en algunas cosas.
 
“Mami, soy yo Mónica. Quiero que sepas que estoy muy feliz. Es una felicidad que en el plano de humanos nunca podrán comprender.  
 
Mi deseo es que todos sean felices en la vida terrenal. Es cierto que no pueden alcanzar la felicidad, la paz y el gozo que se siente en el cielo, pero si pueden vivir una vida siguiendo los mandamientos y de esa forma podrán vivir en paz haciendo lo correcto.  
 
Siéntete feliz de que estoy muy feliz. Sé que no me tienes físicamente, pero como alma mami, siempre estoy junto a ti. Los quiero a todos.  
 
Mami la felicidad de este lugar no se compara ni remotamente a la tierra. Le pido a Dios que cuando te llame puedas acceder al cielo y entonces estaremos juntas y plenamente felices.
 
Te amo plenamente e infinitamente.  Mónica”
 
Esta carta la recibí con los brazos abiertos, con todo mi amor, me llenó de mucha paz el saber que mi hija está bien, que su alma se mantiene en nuestra familia y esa es la razón por la cual se manifiesta y la sentimos muy cerca.
 
Hace un mes le escribí a mi amiga para saludarla y le pregunté si había vuelto a comunicarse con mi hija y me dijo que no, le pedí que si se volvía a comunicar, que le dijera que la extraño y que la amo mucho. Me respondió que no, pero al instante sintió a mi hija.
 
En ese momento, Mónica me envía a través de mi amiga, otro hermoso mensaje, muy  similar al primero:
 
“Dile a mi mamá que la amo infinitamente, que estoy muy feliz. Es una felicidad que solo en el cielo se puede sentir. 
 
Ninguno de los que estamos aquí quisiéramos regresar a la vida terrenal.
Dile a mi mamá que yo soy plenamente feliz y que cuando Dios lo decida, nos volveremos a encontrar y a estar juntas nuevamente. Mientras, disfruta junto a mi hermana y mi papá. 
 
Ayuden a todas las personas que puedan y siempre caminen juntos de la mano de Dios y en el amor, para que cuando sean llamados, alcancen el cielo.  
 
El tiempo en la tierra es muy corto, por favor úsenlo para amar, pues quien ama, hace el bien, hace lo correcto.  
 
Llegar al cielo, donde es nuestra verdadera casa y donde encontramos la única y verdadera felicidad.  
 
Los amo infinitamente, que sean felices pues yo estoy muy feliz”  
 
Monica.
 
Cuando recibo estos mensajes, me lleno de mucha paz y alegría, cada día confirmo que el alma de Mónica está muy bien, que nos acompaña en nuestros eventos, en nuestras actividades familiares, en todo.
 
Es un gusto compartir estas experiencias tan hermosas con ustedes queridos amigos.
Gracias por leer mi blog durante estos 12 meses. Espero y confío que les haya podido ser de alguna ayuda.
 
Que Dios los bendiga, que pasen una hermosa navidad y un venturoso año nuevo.
Read 1294 times