CAPÍTULO 14: ¿SUEÑOS O REVELACIONES? PARTE 2

Querida Mónica, hoy 20 de febrero, cumples 2 años y 5 meses desde que recibiste el llamado de Dios. A través de este blog, los días 20 de cada mes, compartimos relatos de nuestras vivencias sin tu presencia física. Es una linda forma de rendirte homenaje, una hermosa manera de recordarte, de admirarte, de sentirte, de mantenerte viva en nuestros corazones y de conocerte ahora que vives como alma en otra dimensión.
 
En este capítulo seguiremos compartiendo sueños bellos o algunas revelaciones que nos llenan de profundos mensajes que nos transmite Mónica.
 
Daniela Salcedo, la inseparable y querida compañera de ciclismo de Mónica, nos comparte sus hermosos sueños.
 
La primera vez que soñó con Mónica, Daniela estaba entrenando ciclismo. De repente, a lo lejos, le llama la atención que alguien estaba en la orilla de la calle, saltando, brincando con los brazos arriba llamándola por su nombre. Al principio no reconocía quien era, pero cuando se acerca, se da cuenta que era Mónica. Daniela veía luces de colores alrededor de Mónica, se veía radiante y feliz.  Daniela se baja de la bicicleta y corre hacia Mónica abriendo sus brazos, ambas se abrazaron y estaban muy felices de encontrarse.
 
En otro sueño de Dani, ella estaba parada al otro lado de la calle, ella veía a una chica que la saludaba alegremente, la chica era Mónica, le gritaba efusivamente ¡Dani, Dani, Dani soy yo Mónica! Mónica corre a cruzar la calle y se encuentra con Daniela, le vuelve a repetir con su hermosa sonrisa: “¡Dani, soy yo, aquí estoy!” y luego la abraza y le da un beso. Mónica se veía muy feliz, con su hermosa sonrisa iluminando su rostro. Después de este bello encuentro, Mónica se fue a encontrar con Chicho, su esposo, y Dani observa que Chicho se acerca a Mónica y le da un beso en la frente.
 
Daniela, gracias por compartir estos bellos sueños con Mónica, en ambos, los escenarios son muy similares y el mensaje es muy claro. Ella te revela que te sigue amando a pesar de que vive en otra dimensión, que está muy pendiente de todo lo que haces, que te acompaña en tus eventos, carreras, actividades y que está muy bien y feliz.
 
Katherine Romero, una gran amiga de Mónica de muchos años. Se conocieron desde pequeñas en las competencias de triatlón. Nos comparte un hermoso sueño que tuvo el día 20 de enero, fecha en que Mónica cumplió 28 meses de su partida.
 
Nos relata que el sueño fue hermoso y muy real.  
 
Estábamos en una reunión familiar. Yo estaba hablando con mi mamá y de repente veo a Mónica, tenía el cabello corto y brillante. La vi un poco a distancia y en el sueño me dije, si esto es verdad, ella me mirará. Al instante, Mónica me vio y gritó mi nombre y salí corriendo a donde la mamá de Mónica para decirle que Mónica estaba aquí en esta reunión. Ella estaba cocinando. Le dije que Mónica estaba aquí y ella me pregunta, que, “¿qué me decía”?  Pero no podía responderle porque hablaba con alguien más. Luego, Mónica me decía, “dile a mi mama que estoy aquí”, y se reía.
 
Mónica llevaba puesto un vestido medio largo de color verde olivo, tenía el cabello suelto y no dejaba de sonreír. Era el alma de la fiesta.
 
Luego se acercó a donde unas amigas o primas, no estoy segura, pero creo que una se llama Cristina y había otra que le apretaba las mejillas. En el sueño no podía escuchar lo que Mónica conversaba con ellas, solo veía que ella sonreía y las abrazaba.  
 
Yo estaba en una esquina del lugar donde era la fiesta, me puse muy triste porque pensé que Mónica se había olvidado de mí y que no volvería a verla, yo estaba consciente que era un sueño. Luego pasó algo increíble, pareciera como si Mónica leyera en ese instante, mis pensamientos, se volvió enseguida hacia mí, me abrazo y me presentó a sus primas con sus nombres y sus sobrenombres, pero no los recuerdo.
 
En todo este tiempo ella no dejó de sonreír, nos apretaba los cachetes, sentí que su sonrisa era más pura que nunca. En ese momento, me percaté de cuánto la extraño, me puse muy triste, porque en el sueño, parecía que la única que sabía que Mónica ya no estaba con nosotros físicamente, era yo, porque las demás hablaban con ella normal.
 
Gracias querida Kathy por esta belleza de sueño. El mensaje que te manifiesta Mónica a través de este sueño, es que te sigue amando como la gran amiga que eres y siempre lo serás y que su hermosa sonrisa como la recordamos, sigue siendo la misma.
 
María Cristina Saavedra, la mejor amiga de Mónica de toda la vida, desde niñas, era la hermana, la compañera, la maestra, la vecina, consentía a Mónica, le  hacía comida después que llegaban de la escuela en la tarde. Le ayudaba con las tareas, con los trabajos, con todo.
 
Gracias querida María por tu hermosa amistad con Mónica y más que una amistad fuiste como una hermana tanto para Mónica como para Lianna. Para Beto y para mí, como una hija y formaste parte de la familia. En capítulos anteriores les he compartido sueños hermosos que ha tenido María con Mónica.
 
En esta ocasión, María sueña que está con Lianna y se presenta Mónica, muy feliz.  María y Lianna se miraron, sorprendidas y emocionadas abrazaron a Mónica que estaba con ellas. Sin embargo, Mónica las reunió y les comentó que ella había regresado para cumplir con una misión muy importante y que tan pronto cumpliera con la misión, María y Lianna le tenían que dar una pastillita para volver a morir. Al rato Mónica les dijo que tenía que ir a donde Chicho, su esposo y que ella pronto regresaría.
 
María este sueño, nos manifiesta que debemos aceptar la perdida física de Mónica y cada vez nos reitera que se siente bien, que nos sigue amando, nos demuestra que el amor no tiene barreras, ni fronteras, el amor no tiene límites ni siquiera después de la muerte.
 
Mi hermosa hija Lianna, nos comparte uno de sus más recientes sueños con su hermana.
 
El sueño fue al amanecer del 22 de enero, día en que cumple mi bella sobrina Marcela.  Lianna estaba en la habitación con Marcela y con alguien más, no está segura quien más estaba en la habitación.  Todos estaban sentados en la cama recostados al respaldar de la cama.  Cuando de repente entra Mónica a la habitación, se ve claramente su silueta que se va moviendo despacito por toda la pared de la recámara hasta que llega a donde está sentada Marcela y le dice: “¡Marcelita feliz cumpleaños”! y de una vez Lianna se despierta súper emocionada y feliz por haber visto a su hermana y e impresionada de que haya recordado el cumpleaños de su prima.
 
Lianna, este sueño nos demuestra que Mónica está con nosotros pendiente de todos los eventos y circunstancias que vivimos en nuestro día a día.  Gracias hija por compartir esta linda experiencia con tu hermana.
 
Ahora les comparto una experiencia que vivimos en uno de los cursos Internacional de Ángeles al que fui como invitada especial.
 
En una de las dinámicas hermosas que hacemos en el curso. Cada participante elige con el corazón a la persona con quien le gustaría hacer la dinámica.
 
Como soy invitada y apoyo en el curso, generalmente no participo en las dinámicas o ejercicios. Los apoyos nos sentamos en la parte de atrás del salón y durante los ejercicios prácticos recorremos el salón para apoyar, guiar u orientar a los participantes. 
 
Cuando los participantes se levantan a buscar su pareja con quien desean compartir la dinámica, observo que una hermosa chica corre hacia mí y me dice, “quiero hacer esta dinámica contigo y me extiende sus manos”. Tomé sus manos y acepté amablemente hacer el ejercicio con ella.
 
En el ejercicio, la pareja debe mirarse fijamente y expresar lo primero que le viene a la mente, sin pensar en nada.  En este momento, la chica me mira fijamente a los ojos y comienza a hablarme, a expresar su imaginación, “veo a una hermosa joven, alta, de cabello largo oscuro, de piel canela, la veo que está en la cocina, me está mirando, muy sonreída, me dice que ella está bien, que no tienes por qué preocuparte, que estés tranquila que todo va a salir bien, que te ama”.  
 
Esta chica no me conocía, era la primera vez que nos encontrábamos, no tenía idea de mi historia. Cuando ella termina de compartirme el mensaje, quedé muy sorprendida, le agradecí y le comenté que después le contaría la razón por la cual ella visualizó a esta joven sonriente en su imaginación.
 
Más tarde en el curso, me correspondía compartir mi testimonio a todos los participantes.  Pasé adelante y comencé a relatar mi experiencia de cómo salí adelante con mi vida a pesar de haber perdido a mi hija en un siniestro vial.
 
Cuando la chica escucha mi historia, queda completamente impactada, comienza a llorar y no podía parar. En ese momento, suspendí mi relato y corrí a su lado a apoyarla, la abracé fuertemente y la consolé. Después de un rato, ella se tranquilizó y luego continué compartiendo mi testimonio.
 
Esta es una de las lindas experiencias que he vivido, donde Mónica se ha manifestado en vivo y a todo color. A lo largo del curso, cada vez que la joven se acercaba a mí, me comentaba que Mónica tenía una hermosa y fuerte energía, le agradaba estar cerca de mí para sentir la presencia de mi hija.
 
Gracias por leer mi blog una vez más. Me encanta compartir estas lindas experiencias que familiares y amigos han vivido a lo largo de este viaje de 2 años y 5 meses.  
 
Gracias por contribuir con su granito de arena para ayudar a través de estas vivencias a personas que estén pasando por situaciones similares.
 
Nos vemos en el próximo capítulo con más experiencias para compartir con todos ustedes.
 
Que Dios los bendiga y que pasen un feliz mes del amor y la amistad. 
 
Read 1516 times